Una conversación con el Dr. Hervé Piégay

Esta entrevista ha sido realizada por Kathleen Guillozet y traducida al castellano por Carmen Cantuarias y Dídac Jordà.

Una conversación con el Dr. Hervé Piégay el 12 de noviembre del 2014 en Corvallis, Oregón, en la conferencia bianual esponsorizada por el Meyer Memorial Trust sobre la mejora de la salud del Río Willamette, en Oregón. Hervé es geomorfólogo fluvial y director de investigación en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) en Lyon, Francia. Hervé ha visitado muchas veces Oregón y ha desarrollado relaciones a largo plazo con un buen número de investigadores establecidos en el estado. Hervé ha publicado extensivamente sobre geomorfología fluvial, incluyendo los procesos de formación del cauce, transporte de sedimentos, y creación de hábitat mediante troncos caídos. Al mismo tiempo, está implicado en proyectos de gestión, planificación y restauración de ríos por todo el mundo.

KG: Hoy el debate se centra en los retos de identificar objetivos de restauración en nouvel ecosystem [1]. ¿Has observado diferencias entre los EEUU y Francia en cuanto a las expectativas de restaurar ríos para volver a condiciones previas?

Hervé: Hoy en día, ecólogos en ambos países están mucho más de acuerdo, basándome en mi experiencia. Vemos que fundamentalmente los procesos han cambiado y requieren nuevos enfoques. Pero tal vez antes que estuviéramos influenciados por los norteamericanos –pensamos que seríamos capaces de reparar los ríos en el sentido que volveríamos tiempo atrás–, había un sentimiento de culpabilidad sobre lo que habíamos hecho. Ahora comprendemos que cuando vamos al fondo de toda investigación y entendemos un sistema, ya no es el siglo XIX, el cual puede que fuera nuestro objetivo. En Francia, el objetivo puede ser previo al neolítico ya que los humanos influenciaron sobre el sistema en Europa durante un largo periodo de tiempo. Tenemos ejemplos en Europa, donde hemos tenido presas splash [2]; y el río ha sido enderezado y profundizado, con bloques y cantos extraídos. Una referencia histórica es a veces idealizada, pero no es la mejor referencia para el futuro. Sin embargo, las comunidades sí necesitan condiciones saludables y necesitan un medio ambiente en buen estado. Juntos nos podemos preguntar, ¿Cómo lo podemos hacer mejor? Las ideas no serán totalmente compartidas, pero ésta es una conversación importante a tener.

KG: ¿Nos podrías hablar del concepto de continuidad ecológica de los ríos y si ves alguna diferencia entre los enfoques francés y norteamericano?

Hervé: Para ustedes, en el valle de Willamette en Oregón, la conversación se da alrededor del salmón. Por ejemplo, conozco un estudiante de postgrado, Emiline Combi, quienestá analizando comentarios públicos sobre la gestión de ríos en el río Sacramento en California y en el Ródano en Francia, y está encontrando que lo temas  de discusión son completamente distintos. En California, peces y hábitat piscícola pasan por encima de los otros temas. La cuestión de la continuidad del agua para los peces es muy significativa, pues gracias a ella los peces pueden sobrepasar obstáculos y acceder al hábitat. Y en los EEUU es un tema económico, no sólo un tema ambiental. En Francia, tenemos estos debates, pero en un paisaje mucho más humanizado. Tenemos el salmón atlántico, por lo que hay una muy buena oportunidad para ver si, demoliendo represas y azudes construidos hace siglos, se puede proveer nuevos hábitats. No obstante, el salmón es  más un tema patrimonial que económico. No estamos al mismo nivel en éste sentido, pero la gente podría estar convencida si fuera económicamente significativo, podría ser más motivador para algunas personas. El otro aspecto que en Francia puede ser diferente es el patrimonio cultural. Alguna de las infraestructuras que queremos eliminar es parte de nuestro patrimonio cultural. Hay conflictos de valores y esto significa que hay una necesidad por el debate, y el balance es la clave. Una de las vías para encontrar el balance es trabajar a escala de cuenca. Por ejemplo, en el oeste de Francia, alrededor de Limoges y en otros lugares, podemos priorizar la demolición de represas y discutir planes con la sociedad civil y ver el hecho de que algunos de los azudes son culturalmente valiosos. La restauración es un tema político que necesita ser dirigido de manera local. La gente necesita conectarse con cuestiones tipo “¿qué podemos hacer con nuestro río?”.

Al abordar los problemas, necesitas saber por qué estás aquí, cuales son las claves, y quién hizo qué. Por ejemplo, en el caso de la erosión de las márgenes, puedes visitar un emplazamiento con un representante electo y éste puede decir “¡Mira la erosión de esta margen al lado de mi campo de fútbol, o de maíz! ¡Tendríamos que protegerlo!”. La primera cuestión que tengo en mente es: ¿cómo funciona el sistema y por qué está erosionando? A veces está erosionando en todos lados. Es un sistema en el cual la erosión de márgenes es un proceso normal. Tal vez protegiendo las márgenes no es una buena solución. A ver qué otras soluciones podemos encontrar. A veces, sabemos que hay erosión y vemos que hay problemas, y luego tenemos que ir al fondo para ver qué está pasando. Y finalmente podemos decir: muy bien, tiene sentido dentro de este marco proteger vuestra margen. De esta manera, no hay una solución, sino muchas y basadas en un buen diagnostico.

KG: ¿Qué ves de convincente en la noción de los servicios ecosistémicos en la gestión de cuencas? ¿Es todo en relación al concepto problemático?

Hervé: La oposición al concepto de los servicios ecosistémicos es la dirección utilitaria de éste. Estimar el valor intrínseco de los servicios ecosistémicos es un reto. También los valores pueden ser muy diferentes de una comunidad a otra, pues éste es un punto crítico. Normalmente, esperaríamos que el valor dado a un servicio se incremente con el tiempo, y nuestra consciencia ambiental tendría que aumentar también. La cuestión ahora es pensar sobre los beneficios y la visión colectiva. A veces, si mantenemos un ambiente natural, éste será más valioso que el desarrollo, siempre y cuando tengamos todavía la habilidad de escoger qué queremos hacer. Si es posible, tal vez sea mejor proceder de  manera a reducir costes para el agua, por ejemplo, para mantener la vida, los recursos y gestionar las inundaciones. Un problema es que los costes están subestimados, pues por ejemplo podríamos estimar costes localmente sin pensar sobre la gente aguas abajo porque no entendemos esta relación y porque en realidad es bastante complicado planificar a escalas muy grandes. Las acciones son también parcialmente oportunistas. Los factores críticos llegan cuando estamos listos, cuando hay dinero, y cuando vemos el problema. A menudo éstos vienen acompañados de grandes inundaciones. Esto también ayuda a la gente a decidirse a actuar. Es bueno luchar por un corredor fluvial más natural, no necesariamente un sistema prístino y salvaje, pero algo más natural. A medida de que las densidades de población aumentan, necesitamos ser innovadores, y podemos mejorar los ríos incluso en un ambiente urbano. Sabemos que, más allá de la gestión del riesgo de inundación, la gente está contenta con los ríos restaurados. Se valoran más, así que creo que vamos por buen camino.

KG: ¿Has observado alguna vía en la que la idea de los servicios ecosistémicos o mercados determinen la cultura de la implementación de medidas de restauración?

Hervé: La idea de los servicios ecosistémicos es complicada; por diferentes razones. En una ocasión, tuvimos un proyecto en el Ródano y un compañero de California presentó una propuesta para trabajar en el bosque ripario para cuantificar los beneficios económicos que tienen en el mercado de carbono. Muchos otros compañeros decían: “oye, esta es una manera muy restrictiva de hablar sobre un ecosistema, ligándolo al mercado”. Mucha gente no está preparada para esto. También puede que la sociedad civil no lo apoye, si son principalmente ecólogos y académicos. Estos actores no están plenamente relacionados con los mercados porque a menudo somos actores públicos, y los actores económicos no están involucrados. Por ejemplo, en proyectos con el objetivo de rebajar o reconectar la llanura de inundación, la eliminación de grava es ecológicamente interesante. Puedes tener una gran mejora aquí. Al mismo tiempo puedes vender esta grava, dependiendo del mercado y de la ambición del proyecto. Pero a veces hay oposición. Es un problema ético. Sin embargo, pienso que deberíamos ir allí, porque si seguimos esta lógica, si decimos “esto es desarrollo sostenible”, luego los aspectos económicos deberían estar plenamente integrados en el proyecto. Y no hay contradicción en términos de mejora ecológica y beneficios económicos de la comunidad, pues más que tener conflictos puedes tener beneficios win-win y multiformes. Más que servicios ecosistémicos, prefiero el bienestar humano, cuyo significado es más amplio. Dicho esto, no estoy nada convencido que los servicios ecosistémicos puedan ser completamente centrales en la toma de decisiones porque el valor intrínseco de los ecosistemas no está compartido por todo el mundo. Puede ser un valor añadido si la comunidad lo considera muy importante, pero no debe ser lo único. Pero yo soy geógrafo, así que tal vez no es sorprendente que diga esto.

KG: Hoy en día muchos ecólogos de la restauración miran atrás los esfuerzos hechos al canalizar ríos desde hace décadas (y en el caso de Europa, tal vez siglos) con cierto grado de horror. ¿De qué prácticas de restauración contemporánea podrías predecir que, dentro de 50 o 100 años, los ecólogos del futuro mirarán atrás con cierto grado de vergüenza?

Hervé: Sí, somos estúpidos. Todavía lo somos, pero aún no lo sabemos (bromeando y riendo). Hay dos temas aquí: ¿qué hemos aprendido?, y ¿cómo podemos transferir este conocimiento a los países que están experimentando un mayor desarrollo económico ahora mismo? Digo esto porque están cometiendo exactamente los mismos errores que nosotros cometimos, especialmente en cuanto a la construcción de grandes represas. ¿Cómo podemos transferir lo qué sabemos sin ser arrogantes? Es una gran cuestión. Lo qué también vemos  es que algunas de nuestras empresas están construyendo represas y no tienen en cuenta las preocupaciones éticas. Hoy en día, muchas empresas están haciendo cosas completamente diferentes en el tercer mundo que lo que pueden hacer en sus países de origen. Esto no es algo correcto. El mercado económico es un tema muy importante en cuanto al desarrollo humano y social, tanto a nivel individual como colectivo, pero necesita ser regulado. Necesita ser controlado por el colectivo. Si no, no hay restricciones y por lo tanto puedes exceder los límites que la gente acordaría colectivamente. Esto no es fácil de hacer. En la Amazonía, y en Asia, y en otros lugares, vemos el número de represas que están planificadas. Es un gran mercado. Estamos haciendo lo mismo que hicimos en nuestros propios países. Y colectivamente estamos siendo responsables.

KG: ¿Hay algún modo de que universidades y otras vías de formación para estudiantes puedan hacer un mejor trabajo preparándolos para lidiar con estos retos éticos?

Hervé: Sí, necesitamos colocar el valor en aplicación, pensar sobre el trabajo aplicado y valorar el trabajo aplicado con estudiantes. Esto es muy importante. Cuando estás en una disciplina que tiene una larga tradición de investigación fundamental, a veces esto puede pasar por alto. Estoy tan contento al ver a estudiantes de doctorado con un trabajo en una universidad como en una consultoría privada. Porque si queremos que la ciencia esté abierta a la sociedad, la ciencia debe adaptarse también. Es cuestión de adaptación en función de lo que es importante, y de lo que valoras delante los estudiantes. Pero es también cuestión de cómo estás proporcionando conocimiento. Por ejemplo, durante mucho tiempo, en las ciencias sociales los científicos han intentado estar fuera de la sociedad para observarla y por una investigación independiente. Ahora sabemos que no es el caso. Sabemos que los científicos están también dentro la escena. ¿Cómo producimos investigación en este contexto? Pienso que un enfoque interdisciplinario es muy bueno. Éste nos permite volver a ver dónde están nuestros límites. Los científicos sociales tienen una visión distinta a la de los ecólogos. Pueden preguntar cuestiones que ayudan a los ecólogos recordar, por ejemplo, que el pasado no es necesariamente a lo que deberíamos esforzarnos para llegar. Este mensaje está conducido por muchos ecólogos porque ellos no entienden el mundo en el que nosotros vivimos, y el revés es también cierto. Es una nueva manera de hacer investigación.

herve

Dr. Hervé Piégay

stan

Dr. Hervé Piégay (izquierda) y Dr. Stan Gregory (derecha)

Photos courtesy of Craig Strobek

[1] Traducido del concepto inglés “novel ecosystems”, definidos como nichos del antropoceno, construidos, modificados o ingeniados por el hombre.

[2] Presa temporal de madera utilizada para elevar el nivel del agua en los arroyos para flotar troncos río abajo hasta los aserraderos. Fueron ampliamente utilizadas en la segunda mitad del siglo XIX en algunas zonas de los Estados Unidos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *